Federación Española de Comerciantes de Electrodomésticos

Mitos sobre los electrodomésticos: El Microondas

Microondas
0 Flares 0 Flares ×

El microondas es un gran aliado en nuestras cocinas. De ser un mero instrumento de calentar platos o líquidos fríos se ha convertido en una herramienta en la que directamente cocinamos, una gran ayuda para poder tener la cocina a pleno rendimiento en los tiempos de prisas y carreras que vivimos.

Cómo funciona

El funcionamiento básico del microondas se basa en su capacidad de cambiar la temperatura de los alimentos calentando el agua, las grasas y otras sustancias que contienen o los líquidos en los que los introducimos. Emiten ondas de radio de alta frecuencia que producen el rozamiento y choque de las moléculas de estas materias, lo que produce el ascenso de la temperatura.

Un poco de historia

El inventor del microondas fue el doctor Percy Spencer. Corría el año 1946 y este ingeniero, que trabajaba para Raytheon Corporation estaba participando en la construcción de un nuevo radar basado en la tecnología magnetrón. Fortuitamente, en uno de sus experimentos, descubrió que, tras poner en marcha el mecanismo, una chocolatina que llevaba en el bolsillo se había derretido. A raíz de aquel hecho casual y de las investigaciones que después se hicieron, Raytheon decidió comprar a la compañía de electrodomésticos Amana Refrigeration, y en 1967 presentaron el primer horno microondas casero.

Desmontando mitos sobre el microondas

Desde su presentación al mercado hasta el día de hoy el microondas es quizás uno de los aparatos que más ríos de tinta ha hecho correr. Al margen de su utilidad, de la que nadie duda, parece que han surgido rumores que van desde que su tecnología puede provocar cáncer hasta que si metes un huevo dentro con cáscara explota. Pero, ¿qué hay de cierto o falso en cada una de estas aseveraciones? Vamos a ver algunas de ellas:

  • Causan cáncer.

Las microondas son una radiación de radiofrecuencia (un nivel de energía muy bajo que está presente siempre en el ambiente). Aunque en el aparato esta radiación es más concentrada no supone un peligro para el ser humano si se utiliza el electrodoméstico según las instrucciones que marca el fabricante.

Mientras el aparato funciona está cerrado y las microondas no escapan. Cuando está abierto no puede funcionar.

  • Los alimentos pierden nutrientes al cocinarlos en el microondas o se vuelven peligrosos.

Este electrodoméstico no altera la composición natural de los alimentos. Incluso hay métodos de cocinado que se pueden utilizar en él que son más saludables que con la cocina tradicional (por ejemplo con la cocción al vapor o al papillote).

Las microondas son ondas electromagnéticas y por tanto no son radioactivas. Eso sí, hay que tener cuidado con qué recipientes utilizamos. Siempre aptos para microondas para que no dejen restos en los alimentos al calentarse (como sería el caso de los plásticos de poca calidad).

  • Los huevos con cáscara explotan en el microondas.

Cualquier alimento que se encuentre dentro de una cobertura y tenga un interior que se expanda con el calor, explota. Así que sí, los huevos explotan, y otros alimentos como las uvas o las patatas también si se calientan lo suficiente.

  • Meter cosas de metal en el aparato lo estropea.

El metal es un material más denso que la comida. Las moléculas se calientan con gran rapidez y puede producirse un fuego dentro del electrodoméstico.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Pin It Share 0 Email -- 0 Flares ×

Deja un comentario

Datos de contacto

Paseo de la Habana, 26 (Piso 2 oficina 1) – 28036 Madrid
T. 915 014 108 - F. 917 597 735 – M. fece@fece.org

Síguenos en las redes sociales